El Método Pilates se nos presenta como un auténtico oasis para recuperar el equilibrio perdido en nuestra actividad diaria.

Es un sistema de entrenamiento global y movimiento físico que exige control y equilibrio, desarrollando el máximo potencial individual desde el estado más puro. Está diseñado para estirar, fortalecer y equilibrar el cuerpo. Las adaptaciones creadas sobre el sistema músculo-esquelético no son sólo visibles para los demás, sino que se disfrutan a nivel individual llevándonos a un bienestar psicofísico.

La técnica de Joseph Pilates (un hombre avanzado a su tiempo) ha alcanzado una gran popularidad en los últimos tiempos debido a los grandes resultados y beneficios que se obtienen de su práctica. Joseph lo creó a principios del siglo XX combinando sus conocimientos de boxeo, gimnasia, artes marciales, fisioculturismo, ballet y yoga. Cabe destacar que el método ha evolucionado a lo largo de los años, permaneciendo abierto a los nuevos conocimientos que los estudios actuales nos pueden aportar.

En sus inicios fue llamado Contrología (Contrology) por el propio J. Pilates, fundamentándolo en unos principios que dan sentido a su finalidad, y al cumplirse permiten disfrutar de las excelencias de dicha técnica de trabajo.

La concentración, el control, la centralización, la respiración, la precisión y la fluidez de movimientos son los 6 principios básicos del método y nos sirven para armonizar la atención mental de nuestro cuerpo con el movimiento. Lo más importante es la calidad de los movimientos, no la cantidad de repeticiones que se puedan realizar.

“En diez sesiones sentirás la diferencia, en veinte sesiones verás la diferencia y en treinta sesiones te habrá cambiado el cuerpo." Joseph H. Pilates